¿En qué momento de nuestra vida dejamos atrás los divertidos desayunos de cereales y colores por las aburridas tostadas, la avena, el café…? ¿Por qué no darnos un capricho y volver a desayunar como cuando eramos niños?

Esto es lo que pensamos cuando Marsh nos pidió un desayuno original y distinto para una reunión. Nos pusimos manos a la obra y con Carritos Pecae aterrizamos una idea que no pudieron rechazar: ¿y si, cuando entran en la sala, se encuentran un carrito con todo tipo de cereales, leches y yogures?

Y eso hicimos. Un carrito que sacó una sonrisa hasta a los más serios. Pudieron elegir el tipo de cereal que más les gustase y condimentarlo con leche de cualquier tipo ¡o color! ¿No te lo crees? Las fotos lo demuestran.

 

¡Qué buena manera de empezar el día! ¿Verdad?