Muchos comercios, empresas y plataformas esperan todo el año a que llegue el último trimestre. Las empresas como las jugueteras por ejemplo hacen más del 80% de su facturación en el último trimestre. Son negocios que siembran todo el año para estar preparados para los momentos de consumo como Black Friday, Cyber Monday, Navidades, Rebajas, etc. Es importante que cuando lleguen estos momentos las compañías y empleados estén preparados, pero es igualmente importante que estos momentos se celebren. Permiten ver en el horizonte temporal un momento de brindis y satisfacción por el trabajo realizado.

En este caso para uno de nuestros clientes, y como viene siendo tradición, les organizamos un evento dinámico y distinto en el que intentamos siempre sorprender. Contamos con uno de los caterings con mayor imaginación, flexibilidad y customización: Carritos Pecae. Un catering de carritos que permite que en un formato disruptivo se pueda ofrecer casi cualquier opción gastronómica.

Tras haber hecho crêpes, helados, gofres, perritos calientes y chuches, este año nos hemos decantado por:

Chocolate con churros: vimos como los empleados extranjeros compartían la experiencia con sus amigos a la vez que se integraban con nuestras tradiciones. Nos encantó ver como personas de nacionalidades tan cercanas como la italiana y personas de más lejos como los japoneses se sorprendían ante semejante manjar.

Tortitas: ¿Cómo algo tan sencillo puede estar tan bueno? Nos dimos cuenta que fue un éxito cuando veíamos a gente “de extranjis” repitiendo. Al final les daba tanta vergüenza cuando tripitían que decían que era para un compañero suyo que estaba “súper liado”. Nada nos hace más ilusión que satisfacer los paladares más golosos.

En los eventos también esperamos ansiadamente nuestro último trimestre que en este caso es cuando empezamos el servicio. Toda la preparación, montaje y horas de dedicación se resumen en la cara de satisfacción que sale con el primer bocado. ¡Qué gusto da servir, qué placer da ver a la gente sonreír!