Hay días en los que en vez de trabajar en Fudeat uno piensa que estás trabajando en RedBull. ¿Qué por qué lo digo? Porque nos encantan los retos. ¿Que un cliente nos llama que quiere 240 donuts tematizados en blanco y negro de un día para otro? ¿Que si podríamos añadir tartas de chuches para 60 personas? Pues nos ponemos manos a la obra para encontrar el mejor proveedor.

En este caso contamos con La Oriental, pastelería madrileña que destaca por la absoluta personalización de todos los pedidos que se realizan. La adrenalina era mucha ya que lo que pedíamos no era fácil de ejecutar de la noche a la mañana pero aun así, trabajando juntos, logramos lo que nos pedía el cliente en tiempo y forma.

En estas ocasiones es importante:

1. No perder la calma. La adrenalina está muy bien pero no hay que entrar en pánico cuando entra una solicitud de este tipo. Hay que sacarlo sea como sea
2. Contar con una cartera de proveedores flexible y de tu plena confianza, con los que puedes contar para “marrones” de última hora
3. No dejar que las prisas te jueguen una mala pasada. Mandarle al cliente fotos de lo presupuestado y los precios de forma correcta como si fuera un pedido para dentro de un mes.
4. Una vez finalizado el evento, consideramos importante compartir tu experiencia con los compañeros ya que seguramente les ayude si tienen que gestionar una petición similar en un futuro.

¿Quieres ponernos a prueba? Encantados de ser tu aliado en cualquier ocasión.